Cultivo de plantas

Cultivos de plantas

El cultivo de plantas se trata de la siembra y cuidados, destinados a la fructificación y desarrollo de las mismas.

Para el cultivo de plantas debemos seguir una serie de pasos, que comienzan con la preparación del suelo, y culminan con la cosecha de las flores o frutos.

• Preparación del suelo para el cultivo de plantas: es necesario limpiar el terreno, para librarlo de malas hierbas, desperdicios, piedras u otra clase de objetos, que puedan resultar nocivos para las plantas, o entorpecer las labores.

Luego debemos separar la tierra, para que esté suelta y aireada, y permita a las raíces de las nuevas plantas, desarrollarse sin dificultades. Es necesario abonar el suelo previo a la siembra, para asegurarnos que nuestras plantas tengan todos los nutrientes necesarios.

Es preferible no utilizar fertilizantes químicos, pues resultan contaminantes, debe emplearse el abono natural, o el compost. Las lombrices son grandes aliados para el cultivo de plantas, ya que airean el suelo, y además producen un excelente abono con sus excrementos, el cual es depositado en las capas bajas de la tierra, cerca de las raíces.

Pasos en el cultivo de plantas

La siembra: dependiendo del tipo de cultivo de plantas que hagamos, elegiremos el momento del año más adecuado para la siembra. Podemos hacer el cultivo de plantas en la tierra directamente, o en macetas, también en invernaderos, o en interiores. Por lo general, la siembra se hace a fines del invierno, o comienzos de primavera. Algunas especies deben sembrarse en otoño, para que la semilla repose y germine en primavera. Las semillas deben ser limpiadas y secadas antes de emplearlas para un cultivo de plantas. Para sembrar las semillas, las enterramos a una profundidad similar a su tamaño, y las cubrimos con una capa fina de tierra.

Riego: cuando comienza la germinación, debemos regar abundantemente para favorecer el desarrollo de las plantas, ya que los nutrientes del terreno, llegan a las raíces, disueltos en agua. Luego, el riego se adaptará a la época del año. Durante la floración, el riego es mayor.
Poda : es necesario desbrozar periódicamente, para evitar la invasión de malas hierbas. También en algunas especies, es necesario podar anualmente para evitar el amontonamiento de ramas, que no dejan desarrollar a la planta.

 
 
 
 
  © Copyright 2008 - www.casasdelujo.org