Enfermedades de las plantas

Enfermedades de las plantas

Las enfermedades de las plantas pueden representar un riesgo para la salud de las mismas.

Al observar alguna anormalidad en el aspecto de las plantas, es necesario intentar identificar el problema, para elegir el tratamiento.

Las causas de las enfermedades de las plantas pueden ser de distinta naturaleza, de origen parasitario o no parasitario, estrés.

Entre las causas parasitarias tenemos las atribuidas a animales, vegetales, y virus. Las no parasitarias se originan en causas fisiológicas, producto de deficiencias ambientales, entre estas se incluye el estrés.

Entre estas tenemos dos factores dominantes, el parasitismo animal, y el parasitismo vegetal.

Parasitismo animal:

Entre los causantes de las enfermedades de plantas y del parasitismo animal en plantas, tenemos varios actores:

Mamíferos: como los ratones, ratas, topos, que causan daño en las hojas y raíces de las plantas.
Aves: la mayoría de las aves se alimentan de plantas, pero son las bandadas las que causan daños importantes.
Insectos: son proporcionalmente, la mayor plaga que ataca a las plantas, y los más dañinos.
Arácnidos: algunos ácaros atacan las plantas en la época cálida y seca.
Crustáceos: como las cochinillas, pueden resultar perjudiciales para las plantas.
Moluscos: como los caracoles y babosas, causan estragos entre los cultivos.
Gusanos: sean de tamaño importante o microscópicos, atacan a las plantas y pueden producir serios daños en algunos cultivos. Su sintomatología puede confundirse con la de algunas enfermedades de las plantas, lo cual lleva a un diagnóstico equivocado.

Enfermedades de las plantas, parasitarias

Hogos: son organismos vegetales, que no poseen clorofila, y pueden parasitar exterior o interiormente a las plantas.
Bacterias: son gérmenes patógenos, son microscópicos. No poseen clorofila. Pueden realizar simbiosis dañinas o beneficiosas para las plantas. Las dañinas son responsables de numerosas enfermedades de las plantas.
Virus: son elementos de naturaleza química, no cumplen con las características de los seres vivos, pero atacan a las células de numerosas plantas, como el mosaico del tabaco.

Aparecen por causas fisiológicas como:

Acción de la luz: el ahilamiento causado por la falta de luz.
Acción de la temperatura: cada planta tiene una temperatura óptima que le permite un sano desarrollo, fuera de este rango, sufre daños que pueden ser irreparables.
Acción del agua: el exceso de agua puede asfixiar a las raíces, la faltsa de agua puede secar a la planta.
Acción del aire: la falta de aire en el suelo provoca la asfixia de la raíz.
pH del suelo: es fundamental en la absorción de los nutrientes, y puede alterar la fisiología de la planta.
Elementos químicos: cuando el suelo no contiene los niveles adecuados de químicos, puede atacar a la planta. La contaminación también altera la fisiología de las plantas.
Estrés: el desequilibrio en el medio ambiente de las plantas, provoca el estrés de las mismas, y las debilita frente al ataque de plagas y enfermedades de las plantas.

 
 
 
 
  © Copyright 2008 - www.casasdelujo.org